Diari de Terrassa

Eduard Biosca, presentó su espectáculo, un monólogo surgido a raíz del libro que ha publicado con el mismo título y que representa con éxito en Barcelona desde hace más de un año. La propuesta tuvo buena acogida. El actor derrochó energía en su papel de predicador optimista y el público se mostró agradecido y satisfecho.

Diari_TerrassaEduard Biosca irrumpe en el escenario para disertar sobre el optimismo y arremeter contra el pesimismo. El actor, a modo de predicador, habla sobre cuestiones de la evolución humana y el progreso. Lanza frases típicas de los pesimistas (las famosas FTP, tal como él las ha bautizado) y va contrarrestando las sentencias con sus argumentos con el objetivo de concienciar al público de que no hay motivo para acudir al muro de las lamentaciones. Las cosas, según el orador, están mejor que nunca. Sólo depende del color del cristal con qué se mire. Es decir, de la actitud que uno/una tenga frente a la vida y de su capacidad de adaptación.

ANTES Y DESPUÉS
El predicador defiende, a ultranza, que la sociedad del bienestar es mucho mejor que la de antes y compara cómo se vivía en el pasado y en el presente. Y también pone de referencia algún que otro animal, un pez por ejemplo, para que nos demos cuenta de que la vida del hombre es mucho más interesante que la de la especie acuática dentro de la pecera. Sostiene que el progreso no sólo nos hace una vida más cómoda sino también más feliz. Y no se olvida tampoco de las contradicciones del ser humano que ejemplariza con el urbanita que se va a la montaña para disfrutar de la naturaleza pero, al mismo tiempo, no está dispuesto a renunciar de los “privilegios” de la ciudad y del siglo XXI.
Con “Optimisme global”, Biosca tuvo la posibilidad de presentar su nuevo espectáculo en Terrassa y de reencontrarse con el público de su ciudad. Celebramos, pues, este regreso, así como su propósito de repartir optimismo con alguna que otra pincelada de humor e ironía. POR MERCÈ BOLADERAS